PIMIENTO

Dentro de las potencialidades de un alimento surge el papel que desempeña el pimiento, esto se debe a la diversidad de propiedades que alberga en su composición, además de poseer materias albuminoideas, como también pectina, grasa e hidratos, por otro lado, se caracteriza por ser una hortaliza.

El tamaño o la forma que llega a obtener son muy variables, debido a que puede ser de color verde, naranja, amarillo, rojo e incluso negro, se define por poseer un sabor dulce y hasta picante, se consume de forma habitual en estado fresco, en conservas, entre otras cualidades que ameritan ser develadas.

Conoce las ventajas que conforman al pimiento

El consumo del pimiento es versátil, dado que puede ser asado, cocido e ingerido crudo, de hecho, su uso común se aplica sobre guarnición de una gran serie de platos, la planta que la provee es de la especie Capsicum annuum, la cual llega a adquirir hasta 2 metros dentro de un invernado, mientras que sus flores son blanquecinas y solas.

Debido a este origen, su planta se centra o forma parte de la familia de las Solanáceas, donde la mayoría de los cultivos provienen de Europa, por otro lado se conoce de forma popular por su alto valor en fibra, gracias a que mayormente se encuentra conformada por agua, significado un nivel calórico bajo y graso.

Por medio de estas propiedades se puede añadir con facilidad dentro de cualquier plan alimenticio, debido a que al consumir esta hortaliza se llega a obtener un estado de saciedad, siendo beneficioso para aquellas personas que desean controlar su apetito y perder peso o comer saludable, con la tranquilidad de obtener lo necesario.

Con la ayuda de la fibra se puede aliviar la aparición del estreñimiento, debido a que se constituye por poseer cualidades laxantes, como también a ser un factor influyente para disminuir el colesterol en la sangre, como también los niveles de azúcar, ya que controla la glucemia, siendo apropiado para combatir la diabetes.

A través del consumo de dicha hortaliza se puede llegar a disminuir las enfermedades provenientes del tracto gastrointestinal hasta cancerígena, como cáncer de intestino grueso, aunque también se hacen cargo de fomentar la secreción gástrica, sobre todo el dulce, porque mejora las afecciones del estómago delicado.

Mientras que los que son de características picantes llegan a considerarse como irritantes, por ello actúan mayormente como laxante, lo que lo vuelve indicado para cuando surgen las diarrea, además dentro de su composición resalta el hecho de poseer capsaicina, este se define como un compone que realiza una acción antibiótica.

Los efectos de las propiedades del pimiento

A raíz de la anterior propiedad también permite que el mismo sea sencillo de conservar sin deterioro, mientras que otro de sus efectos resaltantes es el de analgésico, ya que inhiben el causante químico del dolor, por ello se puede emplear dentro de tratamientos postoperatorio, hasta sobre artritis y amputaciones.

De esta hortaliza se puede derivar un extracto en forma de bálsamo, para tratar la piel, sobre todo aquellas irritadas a causa de la psoriasis y herpes, lo mejor de todo es que tanto en su versión picante como dulce no causa alguna contraindicación para el estómago, o la vesícula biliar.

Sus propiedades se distingue en antioxidantes, dado que son una fuente realmente destacada de este elemento que contrarresta el envejecimiento, además cuenta con vitamina C, E, y provitamina A, junto con la combinación de carotenoides específicamente como la capsantina, estas inhiben por completo a los radicales libres.

La importancia de restar la importancia de los radicales libres, es poder obtener mayor rendimiento ante la práctica de ejercicio, afrontar la contaminación ambiental, tabaquismo, infecciones diversas, estrés, o para emprender dietas en grasa, y disminuir los efectos de la exposición al sol.

El efecto de su cualidad antioxidante le permite contrarrestar el colesterol malo, de esta forma se forma una prevención contra las enfermedades cardiovasculares e incluso cerebrovascular, al mismo tiempo causa una disminución de la aparición de cáncer y también enfermedades degenerativas.

Un detalle que no se puede pasar por alto de los pimientos, es que los de color rojo cuenta con un alto contenido en vitamina C, incluso un porcentaje mayor al de las frutas naranjas, hasta superior que las fresas y kiwi, de hecho por cada 60 gramos poseen el valor aconsejable de esta vitamina.

El valor en folatos es realmente abundante en esta hortaliza, por ello se debe incluir dentro de la alimentación de embarazadas, dado que esta vitamina genera la espina bífida de un recién nacido, estos son demandados por los niños en etapas de desarrollo, debido a que contrarresta una gran cantidad de deficiencias.

Por su extensa composición de potasio, se puede considerar como un diurético, sobre todo porque el sodio que posee es realmente menor, provocando un gran efecto de eliminar los líquidos del organismo, en consecuencia se postula como una solución para los que padecen hipertensión e hiperuricemia, también cálculos renales, entre otras.

Al eliminar los líquidos las personas se pueden deshacer de las sustancias, como la urea, ácido úrico, entre otros, aunque el potasio posee una contribución importante para el impulso nervioso como también la actividad muscular, dentro de sus distinciones se posiciona la particularidad de poseer un sabor intenso.

No se requiere agregar una gran cantidad de sal, por ello funcionan para dietas hiposódicas, combatiendo patologías renales o cardiovasculares a la vez, de igual forma se posiciona como una fuente importante de calcio, como también del magnesio que requiere el intestino, sistema nervioso y tejido muscular.

Ayuda de gran forma a los dientes y huesos, de hecho estimula la inmunidad del organismo, como también se encarga de ser un laxante leve, por otro lado el fósforo que posee, cumple un rol importante dentro de sus beneficios, aunque el consumo debe ser controlado porque puede llegar a causar indigestión en personas con estómago delicado.

Esta hortaliza cuenta con 100 mg de vitamina C por cada 100 gramos de pimiento, por este motivo se concibe como un alimento altamente nutritivo, y lo mejor de todo es que se puede combinar con otros alimentos, aunque se recomienda que no posean el mismo valor nutricional, sin embargo resalta por sus propiedades tan extensas.

LECHUGA

Cuando se nombra la lechuga por lo general las personas suelen asociarla de una vez a una ensalada, ya que esta legumbre es un alimento que se usa por lo general en este tipo de comida y es uno de lo que es seguro que pueda estar allí, pues los otros quedan como opción.

Con este alimento lo que queda por saber cuándo lo nombran es saber con qué más se acompañara en el plato, pero hay preguntas como ¿Qué nutrientes aporta y porque es importante ara la nutrición diaria? Esta y más dudas se trataran de aclararlas.

Propiedades de la lechuga

Hay que tener en cuenta que la lechuga tiene un gran contenido de nutrientes, además que es un alimento muy bajo en calorías, por lo que es uno de los favoritos a la hora de querer hacer alguna dieta y querer bajar de peso saludablemente. Además para las personas con fallas estomacales es una de los alimentos mas recomendados.

Las propiedades que contiene la lechuga ayuda a regular gran parte del sistema digestivo de una persona, pero siempre es recomendado preguntar a un especialista para que su función pueda aprovecharse al máximo.

  • La lechuga es una legumbre que contiene hasta un 90 % de agua y solo aporta 14 calorías por cada 100 gramos de ella.
  • Por otro lado tiene minerales como el potasio, calcio, fosforo y magnesio.
  • Vitaminas A en forma de carotenoides, vitaminas B como el acido fólico, vitaminas C y E.
  • Además de contener una sustancia calmante, que es la encargada de relajar al sistema nervioso y favorecer el sueño, esta es llamada lactucarium

Tipos de lechuga

  • Lechuga Beluga: este tipo de lechuga son  muy parecidas a las col, ya que suelen estar en un rollo muy apretado, por lo general su sabor es insípido aunque la textura es crujiente al consumo, este tipo de lechuga suelen ser creado en un ambiente controlado como los tanques o invernaderos.
  • Lechuga Romana: este tipo de lechuga se puede observar que sus hojas son alargadas y gruesas, su textura al igual que la mayoría de las lechugas son crujientes al consumo.
  • Lechuga francesa: este tipo de lechuga es diferente a los otros porque las hojas de la misma son finas y su textura suelen ser aceitosa, con un sabor bastante fuerte y solo se utilizan en ensaladas muy especificas.
  • Lechuga Batavia: este tipo de lechuga es parecida a la anterior la diferencia radica es en el tipo de hoja que estas son mas rizadas y alargadas, pero su textura y sabor son muy similares.

Además de estas lechugas existen otras menos conocidas como la Tudela, Iceberg y cracarelle.

Características de la lechuga

Esta planta es cultivada en tierra, donde son una raíz que se ramifica en alrededor de 30 centímetros.

Las hojas de esta planta están alrededor de todo el crecimiento de su tronco, que no suele ser muy grande, ya que parte del mismo es el centro de las lechugas y las hojas crecen alrededor del mismo.

Las hojas de esta planta cuando se están formando comienzan con un color amarilloso hasta llegar al verde, las hojas de esta planta pueden ser variantes desde estar lisas hasta ser onduladas.

Beneficios de la lechuga

La lechuga es una legumbre que posee múltiples nutrientes que suelen ser beneficiosos para la salud, además que ayuda a mejorar los síntomas de diversas enfermedades, aumenta las defensas del cuerpo para prevenir otras.

  • Al consumir cantidades razonables de lechugas, esta puede ayudar a mejorar los síntomas de las personas que tienen problemas con su aparato respiratorio como lo es el asma, la bronquitis o infección respiratoria en general.
  • Los especialista en nutrición y salud muchas veces recomiendan en determinados casos que las lechugas la puedan usar para hacer descansar el sentido la vista, así como su usa para la enfermedad de la conjuntivitis puede ayudar bastante.
  • Cuando una persona tiene el pH muy fuerte y sufren de alta sudoración que ocasiona los malos olores en las axilas y los pies, es recomendado el agua de lechuga en estas zonas como tratamiento continuo para desaparecer los olores.
  • Por las propiedades de la lechuga, al consumirlas y tener un efecto relajante en el sistema nervioso, la misma es recomendada para las personas que suelen sufrir de insomnio, ya que los puede ayudar a calmar el cuerpo.
  • Cuando una persona sufre de quemaduras, uno de las opciones que se pueden tomar es aplicar un poco de esta agua en la zona afectada para disminuir los efectos, además que la hoja de la lechuga puede absorber el calor y refrescar la ie al instante.
  • Otro de los beneficios que tiene el consumo de la lechuga es que puede ayudar a las mujeres para prevenir los dolores menstruales, incluso antes durante y después de este periodo, tomando una infusión de la misma pueden aliviar estos traumas.
  • Por otro lado, para los golpes la lechuga puede ayudar como un calmante, ya que al colocarlo como una crema puede ayudar aliviar los olores de los hematomas mientras mejora la circulación sanguínea de la zona afectada.
  • El consumo de esta legumbre continuamente puede ayudar a bajar los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre, ya que actúa como depurativo haciendo que el exceso de nutrientes sea evacuado del sistema.
  • La lechuga es un alimento que al consumirlo puede ayudar a mejorar la circulación sanguínea, dando así como resultado la prevención de enfermedades cardiovasculares, fallas en las articulaciones, entre muchos más
  • Las personas con problemas digestivos es recomendado el consumo de la misma, ya que ayuda a mantener el sistema digestivo equilibrado, ya que la misma ayuda a limpiar el cuerpo incluso de las gases o flatulencias que se pueda tener por el consumo de algún alimento.

Recomendado para los diabéticos: Consumir lechuga reduce el azúcar en la sangre, esto de debe por su gran poder diurético. Para que haga más efecto podemos tomarla en forma de jugo.

JUDÍAS VERDES

Las judías verdes son una fruta que se dan en pocos lugares a nivel mundial, su origen se denota más que todo en América Central, las judías verdes son consideradas una legumbre siempre que estén seca, pero cuando están frescas son clasificadas como una verdura.

Dependiendo de la ubicación en el globo terráqueo, as judías verdes suelen tener otros nombres como frijoles (en México) y alubias (España), su consumo es tanto los granos o frutos como la vaina, dependiendo del platillo que se requiera.

*

Origen de las judías verdes

Las judías verdes según la historia de la humanidad, tienen una data de existir desde hace mas de 6000 años, donde han existidos muchas variedades y consumidas desde siempre, ya que contienen propiedades excelentes que las hacen un alimento completo.

En la antigüedad las judías verdes solían ser encontradas en Centro América y Sudamérica, a raíz del consumo y variedad de la misma se comenzó la comercialización de la misma a otros países hasta ser encontrada ya en casi todo el mundo.

Después de la conquista que hubo en América, en los países de Europa se comenzaron a conseguir más en sus cocinas, por la exportación de la misma hasta que en el siglo XIX se comenzó con el sembradío de la misma y así poder ser extendida mundialmente.

Para este tipo de planta tuvieron que buscar suelos húmedos y suaves para su siembra, y en la temporada de verano es cuando se hace mejor su cosecha, ya que sus vainas suelen aparecer para esta época del año.

Dependiendo del país las judías verdes suelen ser llamadas como:

  • Ejotes: así suelen ser llamados en México
  • Frijolitos, frijoles verdes: para los Nicaragüenses las reconocen con esta jerga.
  • Vainicas: Costa Rica
  • Habichuelas: este nombre es común para países como Cuba, Panamá, Honduras y España  más que todo en las zona de Canarias, Andalucía y Murcia y Puerto Rico
  • Vainitas: para los países como Ecuador, Perú, Bolivia, Venezuela, República Dominicana son vainitas o vainas.
  • Judías verdes: en España, pero también son llamadas: Alubias verdes en Navarra, Bajoques en laComunidad Valenciana, Bajocas: en Alicante, Fréjoles por la zona de Asturias, León, Salamanca y Zamora, Habichuelitas en Córdoba, Troncheras en Cantabria y Caparrones verdes: en La Rioja

Hay que conocer que las judías verdes en la antigüedad en el continente Américo se utilizaban más que todo como una moneda de cambio, aunque hay datos que en la antigua Mesopotamia se usaban de esta misma forma, además del uso culinario era normal su como trueque.

Propiedades de las judías verdes

Esta verdura que es la judía verde tiene múltiples propiedades, que combinadas con una dieta equilibrada dada por un especialista puede aportar grandes nutrientes para el cuerpo.

  • Contiene proteínas y aminoácidos que pueden ayudar al proceso digestivo trabajar en su máxima capacidad.
  • Ayudan a bajar los niveles de azúcar en la sangre cuando se consume las vainas de las judías, por lo que es hipoglucemiante e ideal para personas con problemas de diabetes.
  • Las proteínas que posee, suelen ayudar a mantener al organismo con la energía esencial para su funcionamiento, de hecho para los niños y jóvenes es ideal para su crecimiento y las energías que consumen diarias.
  • La fibra que contiene la judía, es un elemento muy importante para las personas que sufren de colesterol y triglicéridos altos, ya que ayuda absorberlos y desecharlos de manera natural, por ende es una verdura que ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares.
  • El hidrato de carbono que posee, ayuda a la absorción de las grasas y exceso de azúcar por lo que pueden ayudar a bajar de peso, siempre que sea en porciones adecuadas.
  • Gracias a sus nutrientes las judías pueden ayudar a evitar el estreñimiento, mejorando así el sistema digestivo y evitar enfermedades en el colon.
  • Por otro lado las judías verdes son un antioxidante muy bueno para los órganos del cuerpo, ya que ayuda a prevenir enfermedades degenerativas, mientras ayuda a los órganos a funcionar mejor.
  • Gracias a las propiedades depurativas que tiene ayuda al cuerpo a evitar las retenciones de líquidos, ayudando así al mejoramiento de los riñones.
  • El alto contenido que tiene en vitaminas B, ayudan a la formación de los globulos rojos y blanco en el sistema inmune, por lo que puede ayudar a prevenir muchas enfermedades y virosis.
  • Contiene un fuerte valor de potasio, además de otros minerales como calcio, fósforo, hierro y magnesio que ayudan que el cuerpo puede mantenerse activo y sano.

Las judías por lo general tienen un bajo contenido calórico, ya que por cada 100 gramos de judías esta contiene solo 30 calorías nutricionales, haciendo esto que los nutrientes que tiene se potencien sean una de las mejores opciones para personas con enfermedades cardiovasculares o sobrepeso.

Características de la judía verde

La judía verde es una planta considerada herbácea, que suele dar frutos anualmente, esta planta es de las que se le conocen como trepadoras, ya que suelen crecer en medio de los muros en forma de tejido para expandirse.

Las hojas de las judías se pueden reconocer porque tienen la hoja alargada en forma de una lanza, además que sus orillas con anchas y un poco ovaladas, en la hoja de las judía en si son de un color verde fuerte si crecen en un ambiente húmedo y no frio.

Las flores de esta planta suelen ser más pequeños que las hojas, pero por dentro tienen un aproximado de 8 semillas pequeñas, que son lasque se conocen como judías verde o frijol en algunos países, la variedad de las vainas que contienen estas semillas son muchos pero todas son comestible.

Las judías verdes pueden ser consumidas el grano fresco  o como judías secas, de igual manera ambas mantienen su valor nutricional intacto, lo recomendado para la cocción de la misma es que la dejen remojando, ya que la misma suele tardar en ablandarse para su consumo final.

ARROZ CON VERDURAS

El arroz con verduras es una excelente opción de receta para aquellas personas que no acostumbran (o no les gusta) ingerir pescado, pollo o carne; también es una excelente opción vegana para quienes están en dieta y desean perder kilos extras.

Este arroz con verduras es un plato muy fácil de preparar y con el cual se podrán obtener distintos beneficios, tanto los que aportan el arroz como los de las verduras. Así mismo, este arroz con verduras puede complementarse con más ingredientes.

Beneficios del arroz con verduras

Además de ser un plato muy nutritivo, el arroz con verduras es un plato típico que puede prepararse de distintas formas y puede comerse como plato principal. Generalmente se prepara con las verduras sofritas o de cualquier forma.

Este plato aporta al organismo distintos beneficios, pues individualmente, tanto el arroz como las verduras cuentan con grandes cantidades de nutrientes y minerales necesarios para el desarrollo del organismo.

  • El arroz

Individualmente, el arroz es un alimento energético que ayuda a la digestión del organismo, por lo que es una excelente opción de alimento para quienes tienen problema de digestión,  personas con poco apetito y para deportistas antes de cualquier competencia.

Así mismo, esta receta de arroz con verduras es ideal para aquellas personas alérgicas al gluten. El arroz también es un alimento que aporta vitaminas del complejo B e hidratos de carbonos, los cuales ayudan al desarrollo mental.

Con esto último, el arroz resulta ser un alimento que ayuda a la relajación del sistema nervioso, lo cual permite mayor concentración y mayor capacidad de pensar al momento de realizar alguna tarea o asignación.

Finalmente, el arroz ayuda a controlar la presión arterial, a controlar la obesidad, prevenir el cáncer y  proteger la piel; este alimento impulsa la salud cardiovascular a la vez que mejora y acelera el metabolismo.

  • Las verduras

Por su parte, las verduras también son un alimento beneficioso para el organismo, pues ellas se encargan de prevenir la hipertensión y aliviar el estrés. Así mismo, son alimentos que también ayudan a estimular el bienestar emocional en los jóvenes y adultos.

Las verduras son un excelente aliado para prevenir distintos tipos de cáncer como el de mama, el de color y el de piel; específicamente, las verduras que ayudan a esto son el repollo, las coles de brúcelas, el brócoli y la coliflor.

Ellas también son de gran ayuda para perder peso, por lo que cuando se está haciendo una dieta para lograr esto, se debe incluir la mayor cantidad posible de verduras, así como también son muy útiles para lograr que la piel luzca sana.

Finalmente, las verduras son de gran ayuda para cuidar el cabello, pues con muchas de ellas se pueden preparar tónicos y mascarillas embellecedoras. Todo de acuerdo al grupo al que pertenezca cada fruta, pues sus propiedades variarán.

Recetas de arroz con verduras

  • Arroz con verduras sencillo

Esta es una receta clásica y bastante sencilla para preparar un arroz con verduras simple. Cabe destacar que los ingredientes de esta receta variarán de acuerdo a los gustos y posibilidades cada persona en su hogar.

Sin embargo, se debe tener en cuenta que algunos de los ingredientes utilizados en esta receta son de gran importancia para mantener un buen sabor en el plato (como es el caso de la zanahoria, el calabacín y los guisantes). Estos ingredientes son:

  • ½ taza de arroz
  • 3 tazas de caldo de vegetales (esta es esencial, pero también puede reemplazarse con agua)
  • ½ cebolla
  • ½ zanahoria
  • ½ calabacín
  • ¼ pimiento
  • 2 dientes de ajo
  • ½ taza de guisantes verdes
  • ¼ tallo de puero
  • 1 tallo de cebollín
  • 1 tomate mediano
  • Sal y pimienta al gusto
  • Aceite de oliva

Una vez tengamos los ingredientes, la preparación es bastante sencilla y rápida. Se deben picar todos los vegetales en cubos pequeños y colocarlos en una olla profunda siguiendo este orden: ajo, cebolla, zanahoria, pimentón, tomate, calabacín, puerro y cebollín.

Luego de agregarlos se debe echar la sal y la pimienta al gusto para proceder a dejarlos sofreír unos minutos (hasta que se note que botan un jugo). Se agrega la taza y media de arroz, los guisantes y el agua.

Se deben mezclar muy bien todos los ingredientes y luego dejar que el agua comience a hervir y a evaporarse. Cuando se note evaporada, se deberá colocar el fuego al mínimo y tapar el sartén (o la olla utilizada).

Una vez pasado 10 o 15 minutos, se debe revisar y si se nota listo, debemos retirar del fuego y esperar a que se enfría para comenzar a servir; así mismo, este plato puede comerse solo o usarlo para acompañar algún otro alimento de proteínas.

  • Arroz sin sofrito

La receta a continuación corresponde a un arroz con verduras sin sofrito, igualmente rápida de hacer y con ingredientes muy sencillos de encontrar. Para esta receta, los ingredientes a utilizar son los siguientes:

  • Arroz blanco (también se puede usar arroz integral)
  • 1 cucharada de pasas
  • 1 cebolla cortada en juliana
  • Zanahoria cortada en trozos pequeños
  • Berenjena cortada en dados
  • Curry en polvo
  • Aceite de oliva
  • Sal al gusto
  • 1 cucharada sopera de cúrcuma y pimienta negra (este es un ingrediente opcional que deberá agregarse al apagar el fuego y con la finalidad de aprovechar las propiedades medicinales del cúrcuma y agregarle sabor y color)

Para su preparación, lo que se debe hacer es lo siguiente: primero deben colocarse en agua tibia las pasas para que se hidraten y asegurarnos de lavar y cortar las verduras como se indicó. Luego se debe colocarle sal a la berenjena y poner a hervir el arroz en agua con sal.

El arroz debe cocerse por aproximadamente ocho minutos y, una vez listo, se deberá escurrir y echarle un poco de aceite con una cucharada de postre con curry y sal al gusto. Cabe destacar que el curry deberá agregarse una cucharada por persona.

Se deben mezclar bien estos ingredientes y en otra olla, colocar agua a hervir para las verduras. Se retira la berenjena de la sal y cuando esté hiriendo el agua, colocar todas las verduras a cocer por 10 minutos.

Cuando estén listas, se deben escurrir y pasar por agua tibia para después mezclarlas con el arroz al curry. Finalmente, se escurren las pasas y se agregan a nuestro arroz el cual deberá aliñarse con aceite de oliva antes de servir.

ALCACHOFAS AL HORNO

Las alcachofas son verduras muy propias de la temporada de otoño y de invierno, las cuales pueden cocinarse de distintas maneras; ellas pueden hacerse al horno, hervidas, gratinadas, con alguna crema o incluso combinándose con otras verduras.

Así mismo, las alcachofas cuentan con distintas propiedades beneficiosas para el funcionamiento del organismo, por lo que se recomienda siempre ingerirlas. Estas alcachofas pueden prepararse de forma sencilla y rápida para toda una familia.

Propiedades de las alcachofas

También conocida como alcaucil, la alcachofa es una planta que puede alcanzar una altura de hasta 2 metros de altura y la cual es conocida de distintas formas de acuerdo sea el idioma que se hable.

Esta planta hace parte de la familia de plantas compuestas y se puede decir que son cosechadas durante la primavera y con hojas que se pueden cosechar durante toda su producción, las alcachofas deben resguardarse de la luz y del polvo.

En cuanto a sus propiedades, podemos destacar que esta planta cinarina,  inulina y flavonoides las cuales le permiten tener propiedades diuréticas, tener fibra en su composición y glucosa, respectivamente.

Las alcachofas también cuentan con distintos ácidos como el ferúlico, cafeico, entre otros; también son ricas en vitaminas del complejo B y en minerales como el hierro, el fósforo, el magnesio y el potasio.

Por otra parte, también es una planta muy empleada por sus propiedades medicinales por su capacidad de depuración y por ser una planta protectora del hígado. Así mismo, por sus propiedades, es una planta que permite la regeneración del organismo.

Finalmente, es una planta, considerada verdura, la cual es ideal para distintas enfermedades hepáticas, para perder peso, para tratar la obesidad y ara la diabetes. De igual forma puede ingerirse en distintos complementos.

¿Cómo preparar alcachofas al horno?

Las alcachofas son verduras que pueden ser ingeridas de distintas formas para que el organismo pueda aprovechar todas las propiedades que ellas brindan. Entre las formas más populares de prepararlas, podemos destacar al horno.

Para esta receta se necesitarán pocos ingredientes, los cuales además son fáciles de adquirir, y la cual se prepara rápidamente para un almuerzo en familia. Una vez que se prueben las alcachofas al horno, se comerán siempre.

En cuanto a los ingredientes a utilizar, se necesitarán 12 alcachofas (el número variará de acuerdo a los gustos de cada persona), 1 limón, aceite de oliva extra virgen y una pizca de sal.

Una vez obtenidos los ingredientes lo que se realizará a continuación será muy sencillo. Primero se deben lavar muy bien las alcachofas y cortar su tallo, también debe eliminarse la parte superior de ellas y abrirlas ligeramente.

Luego, se deben colocar en orden en una bandeja para horno y esparcir sobre ellas la sal, el jugo de limón y el aceite de oliva extra virgen. Una vez hecho, se deben meter al horno con temperatura de 180° y esperar 40 minutos.

Consejos para preparar alcachofas

La receta anterior es bastante sencilla y muy rápida de preparar, pues una vez pasados los 40 minutos en el horno, las alcachofas están listas para ser ingeridas. Sin embargo, aunque parezca sencillo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

En primer lugar, cuando se vayan a picar las alcachofas, se debe comprobar que estas peses, sean gruesas y que sean firmes. También se debe procurar que todas tengan el mismo tamaño para que se cocinen por igual en el horno.

En tercer lugar, a los ingredientes mencionados, se le puede agregar una pizca de pimienta negro, solo si las personas que las vayan a ingerir son amantes de este ingrediente, así mismo, al ingerirlas es importante siempre comer la parte más tiernas de las mismas.

Otra receta de alcachofas

Las alcachofas al horno son una forma muy popular de preparar estas plantas, sin embargo, ellas también pueden ser ingeridas de forma cocida, en torta de jamón, acompañadas con papas, entre otras.

A continuación compartiremos una segunda receta para ingerir alcachofas y aprovechar todas las propiedades que ellas brindan al organismo, pero esta vez, serán alcachofas cocidas.

Para la receta, también se necesitarán muy pocos ingredientes que todos tenemos en el hogar; estos ingredientes son las alcachofas (la cantidad que desees), agua, sal y un manojo pequeño de perejil.

Para preparar esta receta lo que se debe hacer será muy sencillo: se debe llenar un bowl con agua y colocar el manojo de perejil en ella. Aparte, se deberá ir pelando las alcachofas antes de agregarlas al agua.

A las alcachofas hay que retirarles sus hojas externas hasta llegar a las hojas tiernas de la planta, las cuales son aquellas que tienen un color más fino, casi blanco. Luego de hacer esto, se deberá retirar la puntas de las hojas y pelar el tallo.

Conforme se van pelando las alcachofas, deben agregarse en el bowl con agua, sal y perejil y colocarse a hervir. La olla en la que se colocará a calentar debe estar tapada para evitar que se oxiden y ellas estarán listas cuando hayan pasado 20 minutos.

Una vez apagada el agua, las alcachofas deben dejar un rato reposando en el agua donde se cocinaron para que agarren más sabor. Pasados unos minutos, podemos proceder a servirlas y comerlas en familia.

Beneficios de las alcachofas

  1. Para el hígado

Como se mencionó anteriormente, las alcachofas son beneficiosas para el hígado ya que lo protegen y ayudan a su recuperación luego de padecer alguna enfermedad hepática gracias a que contiene grandes cantidades de cinarina.

Las alcachofas también son de gran ayuda a la función biliar del organismo así como ayuda a la digestión, aliviando la indigestión, los dolores al tener piedras en las vesículas y a los gases.

  • Para el colesterol

Funciona como un tónico hepático que ayuda a reducir las grasas que se convierten en colesterol debido a que el hígado es el encargado de metabolizar todas las grasas. Por otra parte, también es de ayuda para tratar la sangre en el colesterol y la hipertensión.

  • Ayuda a bajar grasas

Gracias a la cantidad de fibra natural que posee, las alcachofas son ideales para las dietas destinadas a perder peso y sus efectos se ven acompañados de las otras propiedades coleréticos que poseen.

ALCACHOFAS CON JAMÓN

Las alcachofas con unas plantas que pueden prepararse de distintas formas para consumirse; entre las más populares, podemos destacar las alcachofas al horno, las alcachofas con jamón, las alcachofas con papas, entre otras.

Las alcachofas son plantas que cuentan con una variedad de propiedades que ayudan al organismo en lo referente a la pérdida de peso, a la digestión, a regular los niveles de colesterol en el mismo y para prevenir algunas enfermedades hepáticas.

Nuevo menú degustación - Restaurante Vega

Recetas de alcachofas con jamón

Actualmente, podemos encontrar distintas formas de cocinar las alcachofas y aprovechar todas las propiedades y beneficios que les aporta a nuestro organismo. Por eso, a continuación, compartiremos dos recetas de alcachofas con jamón.

  • Alcachofas cocidas con jamón

Esta es una receta ideada por un chef llamado Karlos y la cual cuenta con alcachofas cocidas acompañadas de un salteado de jamón. Para ella, los ingredientes que se necesitarán serán sencillos y fáciles de encontrar.

Esta es una receta para cuatro personas y se necesitarán 16 alcachofas, una cucharada de harina, aceite de oliva (extra virgen), un puñado de perejil, 200g d jamón serrano, medio limón y sal.

En cuanto a la preparación de las alcachofas, primero deben limpiarse bien, retirándole la parte superior y las hojas exteriores, así mismo, se deben cocer en una olla llena de agua, sal y las ramas de perejil por al menos 15 minutos.

Una vez cocinadas de esta forma, se deben dejar escurriendo, cortarlas a la mitad y almacenarlas hasta el momento de servir. Para preparar el salteado de jamón con el que se acompañarán, primero se debe cortar el mismo en trozos pequeños.

Luego, se debe colocar en una olla limpia con un poco de aceite, la cucharada de harina, un vaso de agua y dejar cocinar por unos minutos (se debe remover todos los ingredientes agregados).

Cuando hayan pasado ciertos minutos con el jamón cocinándose, se deben agregar las alcachofas que previamente se habían cortado y darles hervor para que todos los sabores se mezclen bien.

Finalmente, se debe comprobar su punto de sal para luego servirlas y comer. Para esta receta, se debe tener en cuenta que al manipular las alcachofas deben utilizarse guantes para evitar que se oxiden.

  • Alcachofas con jamón y cebolla

Esta segunda receta de alcachofas es una clásica y que incorpora más ingredientes que la anterior, de igual forma, también aquí se aprovechará el buen sabor de las alcachofas y sus propiedades.

En este caso los ingredientes que se utilizarán serán 12 alcachofas (esta es una receta para más de 4 personas), 100g de jamón serrano (en este caso, también debe estar cortado en trozos), 1 cebolla y 2 dientes de ajo.

Adicionalmente se necesitará 1 cucharada grande de jugo de limón, aceite de oliva, sal y una pizca de pimienta recién molida. Una vez se tenga los ingredientes, el resto es sencillo.

Las alcachofas deben limpiarse muy bien, retirando el tallo y las hojas exteriores hasta llegar a las que estén más blandas; conforme se van limpiando, se van colocando en una olla llena de agua con el zumo de limón para evitar que se oxiden.

Se debe colocar a parte una olla llena de agua en fuego fuerte y, una vez empiece a hervir el agua, se deben colocar las alcachofas partidas a la mitad y, ahora bajando el fuego, se debe esperar a que se cocinen por 15 minutos.

Por otro lado, se debe cortar en cuadros finos la cebolla con los ajos y colocarles aceite y sal durante unos minutos en un fuego ligeramente fuerte a que se doren ligeramente. Una vez doradas, se debe incorporar el jamón y esperar unos minutos.

Cuando las alcachofas estén listas, deben escurrirse y colocar en el sartén que se estaba utilizando con el jamón y con el fuego medio fuerte para que estas se doren. Se debe agregar un poco de sal y revolver todo para que los sabores se mezclen.

Luego de unos minutos, las alcachofas estarán completamente listas para servir y pueden comerse así calientes o dejarlas reposar para que enfríen. Esta es una receta que puede funcionar como plato principal en una cena o como guarnición.

  • Alcachofas con jamón en salsa

Esta es una receta de alcachofas con jamón ideal para aquellas personas que requieren de las salsas para sus comidas. Igualmente muy sencilla y rápida de cocinar para la cual se necesitarán los siguientes ingredientes:

Un bote de alcachofas en reserva, dos ajos, aceite blanco, un poco de vino blanco, una cucharada de harina, jamón, pimienta y perejil. Las cantidades de los ingredientes variarán de acuerdo a la cantidad de alcachofas a utilizar.

Para su preparación se deberá primero sofreír el jamón con los ajos, y luego de unos minutos, agregar la cucharada de harina y remover. Luego se agregan las alcachofas elegidas y el vino blanco.

Finalmente, se debe mezclar y dejar que se evapore el alcohol del vino utilizado mientras se le agrega el perejil y la pimienta y se espera unos minutos. Luego de la espera, las alcachofas con jamón estarán listas para ser servidas.

Variantes para las alcachofas con jamón

A pesar de haber compartido una receta específica y clásica de las alcachofas con jamón, estas pueden prepararse agregándole más condimentos o más hierbas, lo cual variará de acuerdo a los gustos y posibilidades de cada persona que prepare la receta.

En cuanto a las recomendaciones que más se dan para ingerir las alcachofas, podemos indicar que combinan muy bien cuando se les agrega comino o pimentón dulce, así como también puede funcionar cuando se les agrega tomillo.

El romero y el orégano también son una excelente opción para acompañar las alcachofas, así como curry o picante, para aquellos que son amantes del mismo. Así mismo, las alcachofas pueden ser cocinadas aparte del jamón y elaborar una salsa con él.

De cualquier forma, las alcachofas son unas plantas que brindan una variedad de opciones al momento de ser cocinadas, por lo que no hay que tener miedo a experimentar con ella y con las distintas hierbas que podemos encontrar.

ACELGA

Acelga

La acelga es una planta que puede ser adquirida en distintas recetas. Así mismo, también es una planta muy conocida (e ingerida) por sus propiedades nutritivas y por las propiedades medicinales que le brinda a nuestro organismo.

El nombre de la acelga proviene de una palabra árabe “acilca” y es una de las verduras más antiguas que se conocen, igualmente es una de las que cuenta con un consumo tan antiguo como el hombre, datándose de hace seis milenios.

ACELGAS DE FRUTERIADECASTELLON.COM

¿Qué es y cuáles son sus propiedades?

La acelga es una planta que se ha utilizado como verdura desde aproximadamente seis milenios atrás. Se conoce por su nombre botánico “Beta vulgaris var” y su nombre en sí es procedente de una palabra árabe (acilca).

Esta planta es una pariente de la remolacha y se caracteriza por contar con hojas grandes, anchas y completamente verdes; lo que puede variar de ellas son sus nervios y el perícolo que puede ser de color blanco, naranja o amarillo.

De acuerdo a distintos investigadores, el origen de esta planta puede datarse en el continente asiático y actualmente es muy cultivada en los países islámicos sobre todo por las propiedades curativas que posee.

Así mismo, de la acelga existen tres tipos: la común, también conocida como la acelga blanca, la forrajera y la silvestre, las cuales pueden ser cultivadas durante todo el año sin importar la estación.

En cuanto a las propiedades de las mismas, podemos destacar que es considerado un alimento nutritivo el cual, con un solo consumo, está aportando 38 calorías y cubren el 27% de las necesidades de potasio que tiene el organismo.

La acelga también cuenta con el 30% de calcio, de hierro y la mitad del magnesio para el organismo; cuenta con un 100% de vitamina C,  25% de vitamina E y dos tercios de la vitamina A que requiere cualquier organismo.

Ellas son buena opción de antioxidante, depurativos y una opción baja en calorías, como se expresó anteriormente; estas plantas también contienen oxalatos, por lo que al ingerirlas, deben ponerse a hervir (estos son perjudiciales para quienes tienen piedras en riñones).

Finalmente, en comparación con la espinaca, la acelga la supera ampliamente con magnesio, provitamina A y ácido fólico,  así como logra igualarla en cuanto a la vitamina B1 y B12.

Beneficios de la acelga

Muchos científicos indican que nuestros antepasados intuían algunas de las propiedades que contiene esta planta, por lo que al consumirla lo hacían por medio de guisos o simplemente utilizaban la acelga para acompañar cereales y tubérculos.

Así mismo, también se indicaban que hacían casos a las necesidades del organismo en cuanto a los nutrientes que necesitaba, por lo que también utilizaban esta planta para darle sabor a sus comidas. A continuación algunos de sus beneficios para el organismo:

  1. Refuerza los huesos

Gracias a los distintos nutrientes con los que cuenta entre sus propiedades y sus cantidades de calcio, es una excelente opción para mantener los huesos sanos y para reforzarlos, sobre todo aquellas personas que no consumen productos lácteos.

  1. Adelgaza

La acelga es una buena opción para ayudar al organismo a perder kilos extras debido a sus bajos niveles de calorías y a que es un alimento nutritivo que al consumirlo, ayuda a satisfacer rápidamente el apetito del organismo.

Para esto, pueden ser preparadas de forma hervida, rehogadas o incluso aliñadas con aceite y limón, constituyendo un plato ligero y satisfactorio para aquellas personas que están llevando a cabo alguna dieta.

  1. Combate el estreñimiento

Al ser una planta muy rica en fibras naturales, ayuda de gran manera al organismo en cuanto a su tránsito intestinal, así como también ayuda a suavizar dicho tracto intestinal por su poder emoliente.

Así mismo, gracias a estas propiedades digestivas, son plantas ideales para quienes tienen problemas de hemorroides o problemas de gastritis. Por otra parte, también pueden utilizarse para tratar infecciones urinarias y la dermatosis.

  1. Combate anemia

Especialmente ideales para tratar la anemia ferropénica por sus grandes cantidades de hierro y por la presencia de cobre. Así mismo, este hierro es absorbido mejor por el organismo debido a la presencia de vitamina C que tiene esta planta.

  1. Ayuda durante el embarazo

Esto debido a que la acelga cuenta con ácido fólico y vitamina B9, así como cuenta con folatos, los cuales son de mucha ayuda para que el feto puede desarrollarse mejor en lo que respecta a su sistema nervioso y a la espina bífida.

  1. Mantiene la salud del corazón

La acelga no solo permite que el corazón goce de una buena salud sino que también ayuda a evitar las enfermedades cardiovasculares gracias a sus cantidades de potasio lo cual también ayuda a mantener el equilibrio hídrico.

  1. Mejora la circulación

Además de mejorar la circulación sanguínea, es ideal para la hipertensión lo cual a su vez evita los ataques cardiacos producto de los coágulos en las arterias, así como también puede ayudar a nivelar la cantidad de azúcar en la sangre.

Todo esto gracias a que la acelga es un alimento altamente rico en magnesio y éste mineral en conjunto con el calcio y el fósforo, puede ayudar en todos estos aspectos al organismo, así como también ayuda en cuanto a problemas depresivos.

  1. Ayuda a la salud ocular

Entre sus componentes no mencionados, la acelga es rica en beta caroteno lo cual impacta en la salud del ojo reduciendo la degeneración macular, reduciendo la ceguera nocturna, la glaucoma y reduciendo casi todos los problemas oculares.

  1. Renueva las células

Esto gracias a que la acelga ayuda a eliminar la glucosa de la sangre por medio de la regeneración de las células betas las cuales son las encargadas de estimular la secreción de insulina en el organismo, siendo una excelente opción para tratar diabetes además.

  1. Desarrolla la salud mental

Como se mencionó, estas plantas son ricas en folatos los cuales son ideales para estimular y cuidar la salud del cerebro. Estos folatos son un grupo de vitaminas del complejo B y las cuales se recomiendan para disminuir el deterioro mental.

ALCACHOFA

Alcachofa

Las plantas de alcachofa son plantas herbáceas, miembros de la familia de plantas Asteraceae, un grupo que incluye cardos, dientes de león y girasoles. Su nombre botánico es Cynara scolymus, es rica en fibras, flavonoides y antioxidantes. Son de corta duración en climas más cálidos, pero normalmente se cultivan como plantas anuales en lugares más fríos. 

Generalmente se cultivan para los brotes de flores comestibles, que se cosechan antes de que se abran las flores. El brote sin abrir tiene hileras superpuestas de brácteas verdes con punta de espina que encierran las partes reales de la flor. En la base del brote está el tierno y sabroso “corazón” de alcachofa, que es la parte que se cocina y se come.

ALCACHOFA - ALCACHOFAS - PLANTA MEDICINAL - FRUTERIADECASTELLON.COM
ALCACHOFA – ALCACHOFAS – PLANTA MEDICINAL – FRUTERIADECASTELLON.COM

Sus hojas son de color verde plateado con una forma larga y arqueada. Aunque se ve suave, estas hojas pueden ser bastante espinosas. Los tallos de la planta son gruesos y carnosos. 

Los botones florales son los que se venden en los pasillos de productos. Las brácteas están bien dobladas sobre las partes de flores cerradas. Si se permite que florezca en la planta, las flores se abren en cardos morados grandes, en forma de cúpula que son sorprendentemente fragantes.

Cultivo de alcachofas

Tardan unos dos años en florecer, normalmente se plantan como plantas de contenedor que se venden en su segundo año, o de coronas de raíces establecidas. Los jardineros cuando están presente ante un clima frío deben realizar la plantación a principios de la primavera, precisamente en el instante después de que pase la última helada.

Deben plantarse en un suelo ligero y bien drenado, el suelo ligeramente arenoso es ideal. Las alcachofas son plantas grandes que deben espaciarse al menos 4 pies (1,2 metros) de distancia; 6 pies (1,8 metros) es aún mejor. 

Las que se cultivan como plantas anuales, o donde las partes superiores serán destruidas por las heladas, no crecerán tanto y pueden espaciarse un poco más.

Un buen drenaje en el suelo es ideal para el cultivo, sin embargo, también debe ser capaz de inmovilizar agua el periodo de tiempo necesario, para de esta forma garantizar que las raíces la absorban los nutrientes mientras pasa el caluroso verano. 

Es importante mantener el suelo bien alimentado antes de plantar para asegurar que crecerán bien en los próximos años.

La alcachofa necesita de mucha agua para producir cogollos tiernos, se deben regar profunda y frecuentemente. Un suelo muy caliente hará que las plantas florezcan demasiado rápido, así que aplique un mantillo grueso alrededor de la base de las plantas para mantener el suelo fresco.

Se deben cosechar los brotes para comer antes de que se conviertan en flores de cardo. Si las está cultivando como plantas anuales, córtalas a nivel del suelo después de que las flores se hayan desvanecido y cúbrase con mantillo para el invierno. Crecen mejor a pleno sol. Pueden tolerar algo de sombra, pero los botones florales sufrirán un poco.

Comience a sembrar en interiores, al menos 8 semanas antes de su última fecha de invierno. Endurezca las plántulas antes de plantar afuera, pero no espere hasta que haya pasado todo el peligro de las heladas; las alcachofas deben experimentar un ligero enfriamiento (no congelación) antes de que formen brotes. 

Esto se puede lograr colocando sus plantas a mediados de primavera y exponiéndose durante una semana a 10 días a temperaturas aproximadamente de 10ºC o un poco más bajas.

La alcachofa utilizada como planta medicinal

Esta planta es beneficiosa para el organismo, ya que posee propiedades diuréticas, laxante, antiinflamatorias, es digestiva, depurativa, hipotensora, hipoglicemiante, antipirética y antirreumática. 

ALCACHOFA - ALCACHOFAS - PLANTA MEDICINAL - FRUTERIADECASTELLON.COM
ALCACHOFA – ALCACHOFAS – PLANTA MEDICINAL – FRUTERIADECASTELLON.COM

Es decir, es capaz de disminuir el colesterol, ayuda a perder peso, combate la anemia, los gases y regula los niveles de azúcar en la sangre.

La alcachofa generalmente se utiliza para tratar problemas gastrointestinales (exceso de gases, náuseas y vómitos), enfermedades como anemia, aterosclerosis y diabetes. También enfermedades del corazón (hipercolesterolemia, fiebre, gota, hemorroides, reumatismo), y problemas renales (urticaria y hemorroides).

Mayormente es buscada por las personas que quieren bajar de peso, gracias a que es rica en fibras que ayuda a aumentar la sensación de saciedad y disminuye los altos niveles de colesterol. Al consumirla con una dieta balanceada y actividad física se verán unos excelentes resultados. 

Es importante hacer mención de que no puede ser consumida por personas que posean el conducto biliar obstruido, mujeres embarazadas o en período de lactancia y en niños menores de 12 años; tampoco debe ser consumida por aquellas personas que desarrollen reacciones alérgicas a esta planta. Las personas que sufren de hipertensión o de enfermedades cardíacas deben consultar a su médico antes de ingerirla. 

Cómo consumir la alcachofa

La alcachofa puede consumirse de varias maneras, la más común es en té, lo cual es muy sencillo; solo debe colocar unas pocas hojas en agua hirviendo y esperar unos 5 minutos para colar y poder beberla. Este té es diurético, ayuda con la limpieza del organismo eliminando toxinas y exceso de líquidos, expulsandolos a través de la orina.

Puede prepararse gratinada o al horno, donde se combina con queso rallado y crema de leche; solo basta con colocar los ingredientes cortados en rebanadas condimentadas con sal y pimienta en una bandeja colocando el queso rallado y la crema de leche por encima (puede sustituir la crema de leche por aceite de oliva) llevándolo al horno a 220ºC hasta quedar dorado. De esta manera se pueden aprovechar al máximo sus propiedades. 

Puede conseguir la alcachofa en presentación de tabletas o cápsulas, que pueden variar según el fabricante. Por lo general, se debe tomar una cápsula con agua antes de cada comida, sin embargo, esto es importante realizarlo bajo la supervisión de un nutricionista o médico.

Es notable mencionar que al consumir alcachofas no debe hacerse como único alimento del plato, es importante siempre combinarla con frutas, verduras o proteínas preparadas de la manera que más le guste. Es muy bajo en calorías así que funciona para cualquier tipo de dietas, las cuales deben ser supervisadas por un profesional.