ALCACHOFAS AL HORNO

Las alcachofas son verduras muy propias de la temporada de otoño y de invierno, las cuales pueden cocinarse de distintas maneras; ellas pueden hacerse al horno, hervidas, gratinadas, con alguna crema o incluso combinándose con otras verduras.

Así mismo, las alcachofas cuentan con distintas propiedades beneficiosas para el funcionamiento del organismo, por lo que se recomienda siempre ingerirlas. Estas alcachofas pueden prepararse de forma sencilla y rápida para toda una familia.

Propiedades de las alcachofas

También conocida como alcaucil, la alcachofa es una planta que puede alcanzar una altura de hasta 2 metros de altura y la cual es conocida de distintas formas de acuerdo sea el idioma que se hable.

Esta planta hace parte de la familia de plantas compuestas y se puede decir que son cosechadas durante la primavera y con hojas que se pueden cosechar durante toda su producción, las alcachofas deben resguardarse de la luz y del polvo.

En cuanto a sus propiedades, podemos destacar que esta planta cinarina,  inulina y flavonoides las cuales le permiten tener propiedades diuréticas, tener fibra en su composición y glucosa, respectivamente.

Las alcachofas también cuentan con distintos ácidos como el ferúlico, cafeico, entre otros; también son ricas en vitaminas del complejo B y en minerales como el hierro, el fósforo, el magnesio y el potasio.

Por otra parte, también es una planta muy empleada por sus propiedades medicinales por su capacidad de depuración y por ser una planta protectora del hígado. Así mismo, por sus propiedades, es una planta que permite la regeneración del organismo.

Finalmente, es una planta, considerada verdura, la cual es ideal para distintas enfermedades hepáticas, para perder peso, para tratar la obesidad y ara la diabetes. De igual forma puede ingerirse en distintos complementos.

¿Cómo preparar alcachofas al horno?

Las alcachofas son verduras que pueden ser ingeridas de distintas formas para que el organismo pueda aprovechar todas las propiedades que ellas brindan. Entre las formas más populares de prepararlas, podemos destacar al horno.

Para esta receta se necesitarán pocos ingredientes, los cuales además son fáciles de adquirir, y la cual se prepara rápidamente para un almuerzo en familia. Una vez que se prueben las alcachofas al horno, se comerán siempre.

En cuanto a los ingredientes a utilizar, se necesitarán 12 alcachofas (el número variará de acuerdo a los gustos de cada persona), 1 limón, aceite de oliva extra virgen y una pizca de sal.

Una vez obtenidos los ingredientes lo que se realizará a continuación será muy sencillo. Primero se deben lavar muy bien las alcachofas y cortar su tallo, también debe eliminarse la parte superior de ellas y abrirlas ligeramente.

Luego, se deben colocar en orden en una bandeja para horno y esparcir sobre ellas la sal, el jugo de limón y el aceite de oliva extra virgen. Una vez hecho, se deben meter al horno con temperatura de 180° y esperar 40 minutos.

Consejos para preparar alcachofas

La receta anterior es bastante sencilla y muy rápida de preparar, pues una vez pasados los 40 minutos en el horno, las alcachofas están listas para ser ingeridas. Sin embargo, aunque parezca sencillo, se debe tener en cuenta lo siguiente:

En primer lugar, cuando se vayan a picar las alcachofas, se debe comprobar que estas peses, sean gruesas y que sean firmes. También se debe procurar que todas tengan el mismo tamaño para que se cocinen por igual en el horno.

En tercer lugar, a los ingredientes mencionados, se le puede agregar una pizca de pimienta negro, solo si las personas que las vayan a ingerir son amantes de este ingrediente, así mismo, al ingerirlas es importante siempre comer la parte más tiernas de las mismas.

Otra receta de alcachofas

Las alcachofas al horno son una forma muy popular de preparar estas plantas, sin embargo, ellas también pueden ser ingeridas de forma cocida, en torta de jamón, acompañadas con papas, entre otras.

A continuación compartiremos una segunda receta para ingerir alcachofas y aprovechar todas las propiedades que ellas brindan al organismo, pero esta vez, serán alcachofas cocidas.

Para la receta, también se necesitarán muy pocos ingredientes que todos tenemos en el hogar; estos ingredientes son las alcachofas (la cantidad que desees), agua, sal y un manojo pequeño de perejil.

Para preparar esta receta lo que se debe hacer será muy sencillo: se debe llenar un bowl con agua y colocar el manojo de perejil en ella. Aparte, se deberá ir pelando las alcachofas antes de agregarlas al agua.

A las alcachofas hay que retirarles sus hojas externas hasta llegar a las hojas tiernas de la planta, las cuales son aquellas que tienen un color más fino, casi blanco. Luego de hacer esto, se deberá retirar la puntas de las hojas y pelar el tallo.

Conforme se van pelando las alcachofas, deben agregarse en el bowl con agua, sal y perejil y colocarse a hervir. La olla en la que se colocará a calentar debe estar tapada para evitar que se oxiden y ellas estarán listas cuando hayan pasado 20 minutos.

Una vez apagada el agua, las alcachofas deben dejar un rato reposando en el agua donde se cocinaron para que agarren más sabor. Pasados unos minutos, podemos proceder a servirlas y comerlas en familia.

Beneficios de las alcachofas

  1. Para el hígado

Como se mencionó anteriormente, las alcachofas son beneficiosas para el hígado ya que lo protegen y ayudan a su recuperación luego de padecer alguna enfermedad hepática gracias a que contiene grandes cantidades de cinarina.

Las alcachofas también son de gran ayuda a la función biliar del organismo así como ayuda a la digestión, aliviando la indigestión, los dolores al tener piedras en las vesículas y a los gases.

  • Para el colesterol

Funciona como un tónico hepático que ayuda a reducir las grasas que se convierten en colesterol debido a que el hígado es el encargado de metabolizar todas las grasas. Por otra parte, también es de ayuda para tratar la sangre en el colesterol y la hipertensión.

  • Ayuda a bajar grasas

Gracias a la cantidad de fibra natural que posee, las alcachofas son ideales para las dietas destinadas a perder peso y sus efectos se ven acompañados de las otras propiedades coleréticos que poseen.

Qué son las HORTALIZAS?

¿Qué son las hortalizas?

Las hortalizas son un conjunto de plantas cultivadas en regadíos o en huertas. Son los cultivos que más ingiere el ser humano; éstas son consumidas por todos sin distinción entre los veganos y los no veganos.

Pueden dividirse en distintos grupos y en ellos no están incluidas las frutas ni los cereales. Las hortalizas nos brindan una serie de ventajas y beneficios, y hay que destacar que se caracterizan porque pueden ingerirse crudas o cocinadas.

Las hortalizas
HORTALIZAS – FRUTERIADECASTELLON.COM

¿Las hortalizas pueden ser clasificadas?

Como mencionamos anteriormente, las hortalizas son aquel conjunto de plantas comestibles que se obtienen por medio del cultivo en huertos o en regadíos. Ellas pueden ingerirse crudas o cocinadas de distintas formas (fritas, asadas, al horno, entre otras).

Al ser un conjunto grande de plantas comestibles, es posible encontrar distintos conjuntos y características que las clasifican y separan unas de otras. Podemos encontrarlas clasificadas en distintos grupos por sus componentes o de acuerdo a sus características.

Cuando son clasificadas por sus características suelen estar divididas en aquellas con hojas o tallos verdes, tallos jóvenes, de acuerdo a su flor, fruto, sus bulbos o bien por sus raíces o por los tubérculos.

En el grupo de las hojas o tallos verdes podemos mencionar la lechuga, el perejil o la espinaca. El espárrago y el puerro pertenecen al grupo de las que poseen un tallo joven. Por su parte, la coliflor, alcachofa y el brócoli son aquellas en el grupo de flor.

En cuanto a los frutos mencionamos los tomates, la berenjena y el pepino. En el grupo de los bulbos destacamos los populares: la cebolla y el ajo. Finalmente, la zanahoria y la yuca pertenecen al grupo de las raíces y la papa como tubérculo.

En cuanto su clasificación de acuerdo a sus componentes, podemos mencionar que uno de los grupos más populares es el de la vitamina y minerales donde encontramos las zanahorias, perejil y la remolacha, entre otras.

Otro grupo bastante popular y conocido son el del Grupo A; este grupo engloba a aquellas hortalizas que tienen menos del 5% de hidrato de carbono (como el apio, espinaca, berenjena y lechuga). Así mismo, encontramos el grupo B, C y D.

Hortalizas más populares

Anteriormente mencionamos algunas de las hortalizas de acuerdo a sus componentes y a su clasificación física. A continuación mencionaremos cuáles son aquellas hortalizas más conocidas e ingeridas por todos diariamente.

BODEGÓN HORTALIZAS – FRUTERIADECASTELLON.COM – FLICKR

Entre dichas hortalizas tenemos la zanahoria, cebolla, ajo, espinaca, alcachofa, coliflor, lechuga, pimientos, patata, mandioca, brócoli, calabaza, albahaca, remolacha, guisantes, nabo y rábano.

Todas estas hortalizas están compuestas de agua, algunas contienen un 5% de glúcidos, minerales, vitaminas, lípidos, proteínas y sustancias volátiles; por todo esto, siempre recomiendan comer muchas hortalizas en nuestro día a día.

Ventajas de ingerir hortalizas

Las hortalizas son un conjunto de plantas comestibles que aportan muchas ventajas a nuestro organismo; entre esas ventajas están los distintos grupos de vitaminas y minerales. 

Incluyendo hortalizas en nuestro día a día estaríamos comiendo sano y evitaríamos los excesos de grasa que contienen otro tipo de alimentos. También, al ingerir hortalizas reduciríamos los niveles de colesterol y prevendríamos el estreñimiento.

Las hortalizas son alimentos que ayudan a depurar al organismo, evitan la retención de líquidos, nos permiten mantener saludable la piel, los músculos, los huesos y los órganos

Ellas también mejoran la digestión ya que estimulan la vesícula biliar y al hígado. Mejoran y protegen el funcionamiento del corazón por los antioxidantes que contienen, previenen la anemia y ayudan a lograr un buen peso; son muy recomendadas en las dietas.

Finalmente, podemos decir que las hortalizas ayudan en la prevención del cáncer. En sus componentes tienen elementos capaces de neutralizar las sustancias cancerígenas del organismo y detienen el crecimiento de células malignas.

¿Cómo cocinar y mantener en buen estado las hortalizas?

Las hortalizas pueden mantenerse en un buen estado y aptas para ser cocinadas si son almacenadas en el refrigerador. Esto debido a que ellas se mantienen en un buen estado cuando se encentran expuestas a temperaturas bajas con alta humedad ambiental.

A pesar de que hay quienes las colocan sin ninguna protección en el refrigerador, lo más recomendable es colocarlas en bolsas con agujeros, o bien, envueltas en papel aluminio y evitando los envases herméticos para que no se dañen más rápido.

MERCADO HORTALIZAS – FRUTERIADECASTELLON.COM – FLICKR eneko123

Cuando son almacenadas en el refrigerador, ellas pueden durar en buen estado por unos días, todo depende de qué tipo de hortaliza sea. También hay que destacar que no todas las hortalizas se deben mantener en el refrigerador.

En el caso del ajo o la cebolla, lo más recomendable es mantenerlas en un lugar a temperatura ambiente para que no se dañen. En el caso del tomate, este puede mantenerse fuera o dentro del refrigerador sin ningún riesgo.

Aun así, se debe tener en cuenta que las altas temperaturas y el calor pueden terminar dañando aquellas hortalizas que no requieren ser refrigeradas; por ello, es bueno informarse de cuáles son las hortalizas que podemos tener en el refrigerador y cuáles no.

En cuanto a cómo cocinarlas, lo más recomendable es siempre hacerlo colocándolas en agua hirviendo y siempre lavarlas muy bien antes de comenzar su preparación, de esta forma se evitará enfermedades.

Aun cuando hay que utilizar agua cuando son cocinadas, lo ideal es no utilizar una gran cantidad de agua sino, una cantidad pequeña. También es recomendable agregarlas cuando el agua esté hirviendo y no antes.

Deben quedar no muy cocidas y se recomienda no trocearlas demasiado. Es importante tener en cuenta que no deben dejarse más tiempo del necesario en el agua hirviendo pues podrían perder todos sus nutrientes en dicha agua.

Cabe destacar que los nutrientes que tienen las hortalizas también pueden perderse si estas al cocinarse se fríen o se realizan asadas. Por otra parte, si son calentadas en el microondas o al vapor como mencionamos, no pierden casi nutrientes. 

Finalmente, se debe tener en cuenta que el agua en el que se cocinan puede ser aprovechada para realizar otras comidas como los caldos o sopas y, si cocinas las hortalizas en purés, te recomendamos no guardarlos por mucho tiempo.