MELOCOTÓN – MELOCOTONES

El poder de las frutas es realmente inimaginable por la cantidad de beneficios que proporciona, en el caso del melocotón se puede concebir como la fuente de la juventud, este es un hecho que se pasa por alto por quienes lo consumen o quienes están en búsqueda de un cambio de sus hábitos alimenticios y no pueden pasar por alto esta fruta.

Más allá de ser una fruta deliciosa con textura aterciopelada, se encarga de infundir una gran cantidad de beneficios, debido a la potencia de sus nutrientes, las cuales son un complemento que destaca de sus propiedades, a raíz de estas ha llegado a ser considerado como una implementación dentro del ámbito de la estética también.

El poder del melocotón

Los secretos del melocotón se basan en sus nutrientes como principal fortaleza, pero antes de develar uno a uno, es necesario esclarecer su origen, este fruto proviene de China, los primeros cultivos poseen más de 3000 años de antigüedad hasta difundir su popularidad y consumo en el resto del mundo.

Este fruto a lo largo del tiempo ha sido adoptado como un símbolo de la inmortalidad, sobre todo en Oriente, debido a su composición de sustancias que favorecen en este aspecto, dentro de las cuales resalta la vitamina A, C y E, por este motivo predominan sus beneficios antioxidantes.

De igual forma se encarga de aumentar el sistema inmune, este hecho se encuentra afirmado por el Shandong Institute of Pomology en China, además de que la pulpa se encuentra por una alta composición de betacarotenos, el cual se considera como un pigmento que aumenta la capacidad de brocearse de forma rápida, sin efecto negativo.

Blindarse de los rayos del sol, para solamente emplear su efecto positivo es una gran ayuda desde el punto de vista estético, como también en países tropicales, lo que alberga la capacidad de eliminar la hipersensibilidad a la luz solar, por ello también surge la recomendación para combatir el acné como también la piel reseca.

También posee las cualidades de atender a aquellas personas que sufren de úlceras estomacales, por lo que uno de sus usos o aplicaciones tradicionales se basan en la imposición de mascarillas, como una forma de extracción de los beneficios que puede llegar a causar esta fruta, los cuales se encuentran comprobados científicamente.

Develando los secretos del melocotón

Las cualidades estéticas del melocotón implican una mejoría mucho más económica, pero sobre todo más natural en lugar de alguna otra medicina, sobre todo porque se puede emplear como una crema o loción, por sus dotes de hidratación en la piel, aportando luminosidad y suavidad a toda la piel.

La aplicación sobre la piel se puede ejercer sobre la cara, las manos, brazos y hombros, este también se puede mezclar con yogur natural, miel, y aceite de oliva extra virgen, de esta fruta se derivan cientos de métodos de aplicaciones caseras, hasta se llega a considera como un tratamiento natural para tratar como se merece a la piel.

Por otro lado también posee una gran cantidad de propiedades medicinales, en primer lugar se encuentra la facultad e elevar el ácido fólico, el cual se recomienda consumir a aquellas mujeres que desean quedar embarazadas, porque contribuye a la conformación y desarrollo del feto, a través del consumo de esta fruta.

Aunque este tipo de beneficios se pueden aumentar al combinar con verduras, del tipo como lechugas, escarola o endibias, tanto para fortalecer el lado gastronómico que posee sobre todo en la realización de una ensalada, es decir que sus virtudes son realmente completas en todos los aspectos.

Cuenta con un alto valor de vitaminas, en total 10 distintas, las cuales poseen una virtud antioxidante, entre las cuales resaltan las siguientes: A, B, C, E, y K, demostrado por estudios científicos que describen las cualidades antioxidantes como el ácido fólico, pantoténico y clorogénico, los cuales se encargan de prevenir el envejecimiento.

El envejecimiento prematuro se combate al restringir los radicales libres, ya que estos se alojan en el organismo, hasta el punto de contrarrestar la aparición de enfermedades como Alzheimer, sus funciones de atender los síntomas de cálculos renales a través de su zumo, debido a que protege los riñones, tras diversos estudios realizados.

Por otro lado sus propiedades lo posicionan como un laxante, este se encarga de reducir la aparición de estreñimiento, lo que facilita el tránsito intestinal, además de que se compone por un buen aporte de potasio y fósforo, por ello se considera como uno de los frutos más importantes detrás de la manzana, cítricos y plátanos.

Las bondades del melocotón

Dentro de la descripción del melocotón resalta su denominación botánica como una drupa, estos son frutos que resaltan por surgir más que todo en época de verano, donde su disponibilidad aumenta de mayo a septiembre, aunque se puede disfrutar todo el año por su amplia producción a lo largo del mundo.

Uno de sus usos que más resalta a nivel mundial es la integración con carnes, compotas, mermeladas, entre otras, es decir que dentro del ámbito industrial posee también gran peso según sus propiedades, aunque dentro de su especie también surge el paraguayo, estas variaciones reside en la clase de pulpa que poseen.

Este fruto proviene del melocotonero, perteneciente a las familias de las rosáceas, abarcando más de 2000 especies de plantas herbáceas, sus variedades abarcan más de 5 razas de frutas, sus propiedades se basan en los hidratos de carbono y el nivel de energía que son capaces de destilar.

Por medio de su valoración mineral su valor más destacado es el potasio, y en menores cantidades surge el yodo como también el magnesio, su nivel de carotenos es uno de los más altos en comparación de alguna otra fruta, atribuyéndole capacidades dietoterapéuticas, porque la nectaria cuenta con altos niveles de carbohidratos.

En líneas generales sus valores energéticos son realmente resaltantes, por ello pueden provocar un buen estado de la piel, el cabello, mucosa, huesos y también el fortalecimiento del sistema inmunológico debido a su acción antioxidante, donde el potasio actúa como el aumento del impulso nervioso y actividad muscular habitual.